Tunisia Trips English version
Viajes Túnez Contacto
Viajes y vuelos baratos a Túnez
Viajes Túnez
Subscribe via Rss

Túnez entre Otomanos y Españoles

Los soberanos españoles Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla decidieron proseguir la Reconquista hasta las costas magrebís con el fin de proteger sus propias costas. En una década, tomaron las ciudades de Mers el-Kebir, Orán, Bugía, Trípoli y el islote situado frente a Argel. Para liberarse, las autoridades de la ciudad solicitaron la ayuda de dos corsarios famosos de origen griego: los hermanos Baba Aruj y Jeireddín Barbarroja. Ello se debió a que la piratería en el Mediterráneo era para entonces “una institución antigua y generalizada”, según Fernand Braudel. Esta intervención fue un acontecimiento importante que dio inicio a un período de confrontación entre España y el Imperio otomano por el dominio de los territorios del Magreb, con excepción de Marruecos, y de la cuenca occidental del Meditteráneo.

Túnez ofrecía un entorno propicio y los hermanos Barbarroja lo ilustraron particularmente. En efecto, Aruj recibió del acosado soberano hafsida la autorización para utilizar el puerto de La Goleta y, luego, la isla de Djerba, como base. Rodeados de marinos turcos, como Turgut Reis, calabreses, sicilianos, corsos o daneses, se hicieron conocidos en Europa bajo el nombre de piratas berberiscos, jugando con los nombres “bárbaros” y “bereberes“. Después de la muerte de Aruj, su hermano Jeireddín Barbarroja se convirtió en vasallo del sultán de Estambul. Nombrado gran almirante del Imperio otomano, se apoderó de Túnez en 1534, pero debió retirarse tras la toma de la ciudad por la armada española, compuesta por 400 barcos, que Carlos V envió en 1535. El sultán hafsida fue entonces restablecido en sus derechos bajo la protección de Carlos V y el país pasó a estar bajo tutela del reino de España.

Carlos V anuncia al Papa la conquista de TUNEZ (1535)

Carlos V anuncia al Papa la conquista de TUNEZ (1535)

Durante este tiempo, el gobierno otomano se dotó de la flota que le hacía falta. En 1560, Turgut Reis llegó a Djerba y, en 1574, Túnez fue retomada por los otomanos que la convirtieron en una provincia de su imperio en 1575, aunque los gobernadores turcos se arraigaron en los puertos mientras los beduinos mantuvieron su propio gobierno. En 1581, Felipe II de España reconoció como posesión turca la regencia de Túnez, así como la de Argel, la Cirenaica y la Tripolitania, convirtiéndose para los cristianos en las “regencias berberiscas”. Desde entonces, Inglaterra y Francia tomaron el relevo a España en el Mediterráneo occidental: la primera atacó las bases berberiscas en 1622, 1635 y 1672; la segunda lo hizo en 1661, 1665, 1682 y 1683.

Be Sociable, Share!

0 comentarios

Deja tu comentario.

Sé el primero rellenando el formulario siguiente.

Deja un comentario.

Vuelos Tunez 2010